martes, 12 de agosto de 2008

En cuanto le dije que era rojo...

En Cuba lo mejor era ser neutral. Podías andar La Habana sin sobresaltos, comprar tu pizza y comértela en el Malecón sin que se acerque el jefe de sector a pedirte el carné de identidad, y saludar a la jefa de vigilancia de tu calle, sin que te devolviera el saludo de mala gana, sino con una sonrisa en los labios. ¡En Cuba, ser neutral es una vacilón! Pero defender un punto de vista es jodido. Como poco es jodido. Tanto si estás en contra, como si has estado a favor (estos casos son menos conocidos pero podemos poner por ejemplo a K. S. Karol , que fue declarado agente de la CIA en 1971 después de escribir "Guerrilleros en el Poder").

Significarse y ser aceptado o tachado no es solo inherente al ser humano. En Cuba es inherente al sistema socio político que se construye. En la ISLA hay una fuerza que te etiqueta, te marca, te significa, lo cual no es un problema, es un hecho. Y lo mejor es enfrentarse al hecho dándole su propio tamaño, su justa medida. Ni se puede magnificar en exceso porque al deformarse acabas combatiendo con quimeras sobredimemsionadas, ni minimizarse porque sería como intentar tapar soles con los dedos. Acéptalo. Si estás señalado no cojas lucha, no eres Don Quijote cabalgando contra los molinos. ¿Tienes tu etiqueta?: Sé consecuente, ¡carga con ella!

Los extraterrados arramblamos nuestra realidad y nos la llevamos allí donde vamos. Así que seguimos repitiendo las mismas pautas aprehendidas y colgamos los mismos sambenitos. En este caso, al salir de Cuba, si eres de derechas sigues siendo de derechas (alguno, ultra sin remedio). Y así, el que no piensan como tú es un rojo de mierda y: "si tanto te gusta el comunismo, vete pa' La Habana". Si fuiste un tapado pero la conveniencia te hizo mantenerte sin líos en la izquierda, guardando las apariencias: "Yo no tuve más remedio, mi hermano, era eso o meterme en candela, ¡ya tú sabes!; gracias al verbo divino puedes ser reconducido en neutral: "Yo tengo todavía a mi gente en la ISLA, y no les voy a a meter el líos, ¡ya tu sabes!". Luego hay unos pocos que seguimos siendo de izquierda, como yo, porque en el mundo tiene que haber de todo. Y como en Cuba, ser neutral en el exterior ¡es un vacilón! y significarte, es ver como se genera un vació a tu alrededor si no eres neutral o de derechas. Pongo un ejemplo. Hace un mes o así conocí a un periodista y escritor cubano en un lugar de la Comunidad de Madrid, de cuyo nombre no puedo acordarme aunque quisiera. Hablamos largo de sus andanzas en la guerra de Angola, Etiopía y sus viajes por medio mundo, de su sacrificio no gratificado. Hablamos de Industriales y del ron de Santiago. Recorrimos la política de la ISLA resumiéndola en dos frases y convinimos, que aquello no es lo que era: - Se está ablandando la cosa, le dije. - Si. Aquello no es lo que era, argumentó casi con melancolía. Pero en cuanto le dije que era rojo un rictus cruzó su cara. Intercambiamos teléfonos y una invitación a comer un día, botella por delante. Pero le he escrito en varias ocasiones y no me contesta. Su indiferencia me recuerda a la de los enamorados que escriben SMS que no reciben respuestas.

En España a veces, ser consecuente y significarse, no mola. Como mucho puedes ser neutral. ¡Ser NEUTRAL es un vacilón! Pero defender un punto de vista es jodido. Como poco, jodido.

4 comentarios:

Felix Eduardo Varela dijo...

Eso te pasa por rojo... Ja, ja, ja!!

GaviotaZalas dijo...

Ser rojo fuera de Cuba es un vacilon,,,, a mi de rojo el apellido y porq no puedo cambiamelo,,,saludos

JULIO dijo...

Ser rojo, creo que en ningún lugar del mundo es un vacilón. Claro, que si la comparación es con lo que dejamos atrás, poder irte a un hotel, pagar con fulas y humillar a gente que trabaja duro y vive con estrecheces, pues entonces, si, eso si es un vacilón. Por otro lado, podemos entrar en una polémica en la que los puntos de vista pueden acercarse o no tocarse, porque tú puedes decir que los que mandan en Cuba son rojos, y yo decirte que nominalmente e ideológicamente si, pero que realmente son tan capitalistas como los chinos, los americanos, los rusos o los mismos italianos. En fín, tú me hablarías delas penalidades de Un sistema que tiene como libro de cabecera El Manifiesto Comunista y yo te comentaría que con ese libro lo primero que hicieron fue arrancar las hojas y limpiarse el culo y poner la portada en la vitrina para utilizarlo de estandarte. Como ves, lo de rojo es concreto, la aplicación es relativa. No obstante quiero agradecerte que te hallas interesado por este blog. Tienes un sentido cubano y desbordante del humor que me hace sentir orgulloso a mi también de ser cubano. Sigue defendiendo aquello en lo que crees porque seguramente es por el bien del país que ambos, en distintos lugares y de distinta forma, AMAMOS.

un abrazo zurdo

Julio Hdez

GaviotaZalas dijo...

Es un placer tu blog es muy interesante,, 100% cubano. Sabes no pensé estar de acuerdo con un Rojo en los prox años pero contigo coincido. Hablando de Rojos te quería invitar al Evento de Bloggers pero veo estas en lista asi que eres bienvenido sobretodo por Rojo, me explico, es que estabamos un poco preocupados de que LA MAYORÍA fueramos "bloggers mercenarios al servicio de los imperios neocoloniales" -fue así la frase ??- asi que nada con tu presencia estoy más tranquila. UN ALAZO DERECHO ;-)))