viernes, 21 de enero de 2011

Ha cambiado el blog!

No soy constante. No voy a hacer escuela. No voy a sentar cabeza, de momento. No voy a alcanzar el cielo (así lo logre, habrá algo más allá y seguiré intentándolo). No soy el referente de ninguna historia. No soy, y creo que no seré, el líder de ninguna revuelta, el promotor de ningún cambio, el gestor de ninguna gesta.
Soy el que cada día se hace su propia revolución. El que al despertar se descubre y redescubre. El que medita sobre su presente y se preocupa poco de su futuro. El que inventa y se reinventa, nace y renace, hace y se rehace.
Y este es mi blog. Estático y dinámico. A trancas y barrancas. Independiente e interdependiente.
Y ha cambiado de nombre.
Es verdad.

1 comentario:

Oihana dijo...

Todo eso es lo que te hace especial. Y los que te queremos esperamos que no cambies. En mayor o menos medida eres una luz que nos ilumina y a la que seguimos.

No hace falta que te diga lo que te aprecio.

Un beso,
O.